Estás aquí
Inicio > Tests > TEST: ¿Te enamoras demasiado rápido?

TEST: ¿Te enamoras demasiado rápido?

Descubre si te enamoras demasiado rápido

Cuando conoces a una persona suele suceder que capta tu atención y te enamoras demasiado rápido en el primer momento… ¿Está mal esto? Aunque son cosas que pasan, no es lo más conveniente; es un error dejarse llevar por las emociones sin detenerse a pensar la conveniencia que tiene esa persona para nuestras vidas. Es verdad que todos respondemos de manera diferente al amor y enamoramiento, pero es necesario establecer ciertos límites para evitar cometer graves equivocaciones.

El problema no es que te enamoras demasiado rápido, sino que a raíz de ello cambias tu personalidad y tu forma de ser. Las emociones provocan que muchas personas se descontrolen y tomen decisiones apresuradas; no asfixies a la persona que acabas de conocer. Por otro lado, también existen señales de que estás yendo muy rápido en la relación; estás pasando de ser una persona enamoradiza a una intensa:

Lo catalogas como tu novio/a sin serlo aún

Llevas apenas semanas conociendo a esa persona e inevitablemente no puedes dejar de presentarlo como tu pareja delante de tus amigos y familia. Es un completo error, además muestras que eres una persona posesiva y dominante. Esta actitud aleja rápidamente a cualquiera que se interese en ti, ya que se sienten asfixiados y acosados. Por más natural que te resulte, es necesario que establezcas límites para cambiar y eliminar ese comportamiento.

Aquel que se interese en ti te invitará a salir con la finalidad de conocerte más allá de una primera impresión. Es necesario que tengas paciencia y respetes a la otra persona primeramente; no puedes involucrarlo en un compromiso sin haberlo hablado anteriormente.

Dejas tus responsabilidades por estar a su lado

Esa persona se convierte en tu prioridad, por encima de las cosas que antes existían en tu vida; es un comportamiento que asustaría a cualquiera. Ya no compartes tanto con tus amigos ni con tu familia; pretendes estar todo el tiempo con él o ella. Es un grave error debido a que una persona no debe convertirse en el foco principal de tu vida; la prioridad debes ser tú y todas aquellas cosas que desees alcanzar.

Concederle ese grado de importancia a una persona es una equivocación fatal; ese comportamiento asfixiará a quien te esté conociendo. Priorizar tus metas y objetivos serán aspectos más atrayentes de ti y hará que esa persona te admire por tu constancia y dedicación.

Quieres saber absolutamente todo lo que hace

Es agradable sentir el interés de una persona hacia ti, pero si eres de los que convierte eso en algo enfermizo y controlador, ¡preocúpate! Además demuestras que no te sientes seguro de ti mismo, ni crees merecer que alguien se fije en ti. Es necesario que analices tu comportamiento y entiendas que todo en exceso es malo.

No está mal que le demuestres cariño e interés a la persona que estás conociendo, pero intenta no idealizarlo y mucho menos priorizarlo por encima de ti. ¿Eres ese tipo de persona? Descubre si te enamoras demasiado rápido a través de este test:

Top